viernes, 23 de abril de 2010

La maravilla de leer




El día está a punto de terminar, pero aún estoy a tiempo. Como todos sabemos, hoy 23 de abril se celebra el día internacional del libro y dado que durante el último tiempo me he involucrado mucho en el mundo de la literatura (algo de lo cual me siento profundamente orgulloso y feliz), corresponde una minima reseña de mi parte acerca de una de las creaciones más maravillosas desarrolladas por mentes humanas: el libro.


Mi relación con el arte de leer comenzó desde muy temprana edad. Según me cuenta mi mamá, ella siempre trató (dado que era su primer hijo) de estimularme intelectualmente. Cuando aún no nacía solía escuchar musica clásica mientras me conversaba y me decía cosas tales como que yo sería como esos grandes hombres de la humanidad, y que de algún modo u otro dejaría una huella. En pocas palabras, ella deseaba que yo fuera especial (y vaya que lo he sido, XD). Mi madre (y se lo agradesco infinitamente) estimuló tempranamente en mi la lectura, primero comprandome las historietas de la epoca (algo en lo que también cooperó una querida tía), luego seguiría con los típicos cuentos de niños, el libro de los porqué y toda revista que se cruzaba en mi camino era vorazmente leída. La transición a los libros de mayor extensión fue solo un paso, aunque debo reconocer que en aquellos tiempos no llegaron a mis manos los grandes clásicos de la literatura fantástica, eso sería despues. Con el tiempo leer se hizo una rutina en mí y así ha sido hasta ahora. No podría concebir un mundo donde no se pueda leer, aprender, descubrir y disfrutar de los secretos ocultos en cada libro. Lamentablemente existen muchos que no miran con la misma maravilla este antiguo arte. Son muchos los jovenes y adultos que detestan la sola idea de leer, lo cual es triste ciertamente pues los libros son las puertas al conocimiento y mundos maravillosos, que no podríamos conocer de otro modo.

Ahora soy yo quien se ha lanzado a la osada aventura de contar una historia, algo que en algún momento nunca me imaginé ¿estaba escrito que sería así? no lo se, pero de alguna manera todo encajó perfectamente para que llegara al día de hoy y uds. puedan visitar este blog donde hablo de mi futura novela (entre otras cosas), y donde además he conocido a grandes personas, a algunos de los cuales puedo llamar amigos. Todo esto es sin duda impagable, y pienso que todo comenzó con una joven madre que soñaba con que su hijo fuera especial. También pienso que no podría haber sido de otro modo (no me refiero a lo de especial ¿eh?). Esto es parte del camino que me ha tocado recorrer, y los libros han jugado una parte fundamental en esta historia. Por eso he decidido escribir esta reseña que resultó más autobiográfica de lo que pensaba, pero bueno, no puedo evitar divagar a veces.

Se que todos los que lleguen a este blog disfrutan al igual que yo de la maravilla de leer, y eso de por si ya nos hace especiales. Un gran abrazo a todos.

6 comentarios:

  1. (Aplausos)

    Un abrazo a ti tambien Javier.

    Yo me acuerdo de que empezo mi aficion a la lectura con las viejas colecciones de cuentos de la revista Icarito (¿todavia existe?), aquellas colecciones con cuentos de la India, la China, del verano, otoño, etc, con los comic de la revista Mampato o los argentinos de la editorial Columbia, y los infaltables Papelucho, luego los de Julio Verne y asi hasta el dia de hoy.


    (Por cierto, me debes una respuesta)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los aplausos, ^^

    Yo también me acuerdo de las colecciones del icarito, y obviamente también las leía. La verdad tengo muy buenos recuerdos de aquellos años, pues uno era menos crítico, y más abierto a leer una buena historia. Sin duda disfrute de muchas buenas historietas, mangas y libros. No se me ocurre otra mejor manera de crecer para un niño, leyendo sin parar, XD

    ResponderEliminar
  3. Hola Kensan,
    Hay algo que remarcas que es muy cierto. Cada vez hay menos lectores, e incluso, hay gente que detesta la idea de leer. La cultura global es audiovisual mayoritariamente. El libro parece un objeto antiguo, y aunque a mí no me inculcaron esa idea (cinco hermanos), desde pequeño me fascinaron los libros, como a tú.
    Por cierto, a ver si esa historia que vas escribiendo crece y se propaga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bien dicho. Los libros, la lectura y la escritura en general abren muchas puertas; una lastima que haya gente a la que le cueste verlo. Muchos creen que si algo tiene tapa, contratapa y hojas es sinónimo de aburrido, cuando en realidad es todo lo contrario. La verdad es dificil no imaginarme leyendo alguna cosa, por tonta, chica o poco profunda que pueda llegar a ser (¿qué? cuando no está leyendo teoría, la pobrecita estudiante de letras tiene derecho a ser ñoña si quiere :P). Más que evasión diría que es liberación / realización)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno Igor, tal como dices, la cultura audiovisual de hoy en día a sido una de las causantes de que muchos miren a los libros con recelo, como sinonimo de aburrimiento. Para mi son dos expresiones artisticas que van de la mano. Y sobre mi futura novela, no te preocupes, que estoy trabajando en ella.

    Kareen, yo creo que es sano leer de todo un poco ¿que sentido tiene encasillarse? es entendible tener preferencias, pero por salud mental e intelectual, hay que estar abierto a todo. Si fuera por eso, yo debería estar leyendo solo manuales de psiquiatría y de salud mental (cosa que alguna vez me insinuó estupidamente una, por fortuna, ex jefa).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pocos leen, pero esos pocos dominarán el mundo de las ideas...

    ResponderEliminar